10 PASOS PARA EMPEZAR A RECUPERARTE DE UNA CRISIS, HOY MISMO.

Angela Elizabeth Ojeda Espinosa

GUAYAQUIIL, ABRIL 2022


¿Cuándo dejaste de creer, cuándo decidiste que todo estaba perdido?

Cuando empezaste a calcular los daños, cuando acumulas culpas, cuando aceptas una rutina de pensamientos de queja, soledad, escasez y pérdida.

Y cuando en ese estado de dolor natural, decides invertir lo único que te queda, que es tu tiempo, en sufrir en base a argumentos vacíos que respalden tu larga lista mental de las razones por las que eso que tanto anhelabas y la recuperación no será posible.


1. La vida es cíclica y hay momentos para todo, es hora de creer.

Franz Werfel escribió: “Para el que cree no es necesaria ninguna explicación: para el que no cree, será en vano insistir”.

Si te sientes perdido y frustrado; ten presente de que lo malo es el ciclo, no tú.

Para empezar a recuperarte, el paso #1 es: "reconocer el error y aprender la lección" y el paso #2 “aprender sobre el éxito y cómo crear una oportunidad”.

La vida es cíclica y donde está nuestra atención, está nuestra energía.

El trabajo duro no da buenos resultados si no existe la creencia de que habrán buenos resultados.

La única manera de hacer cosas increíbles, es "creer que Tú sí puedes hacer cosas increíbles".


2. Entiende que eres humano y por lo tanto vulnerable.

Nuestra naturaleza humana se verá siempre tentada a pensar en lo negativo.

Somos vulnerables porque somos humanos y eso está bien.

Transfórmate en un tamiz, por donde puedan fluir tus emociones sin perder el enfoque positivo de acción por la vida.


3. Somos creadores de nuestras soluciones y oportunidades.

En tiempo de crisis, es vital aprender.

Deja ir lo perdido e invertir el tiempo con disciplina en desarrollar tu capacidad creadora, en redefinir tu “qué”, para que tu “cómo” llegue solo.

Naciste con recursos extraordinarios, tu verdadero potencial es ilimitado, eres capaz de generar tus propias soluciones y oportunidades, úsalo.


4. No será sencillo, pero sí, que será posible.

Salir de una crisis no es una tarea muy complicada, es un proceso emocionante y siempre posible que requiere tiempo.

Son las crisis las que nos vuelven "conscientes" y para salir fortalecidos y mejores de ellas, es importante permanecer activos, presentes y enfocados en soluciones simples que podamos ejecutar en nuestro "ahora".

Deja de "intentar hacer lo posible" para "ponerte en acción y hacerlo posible".


5. Ten paciencia.

La paciencia va más allá de su significado tradicional de actuar con calma y esperar sin ira. Es una habilidad para la vida que implica la capacidad de identificar, controlar y expresar emociones.


6. Escribe tu problema detalladamente y crea un plan para corregirlo y conseguir lo que deseas.

Basta de improvisar y reaccionar.

Toma lápiz y papel y siéntate a diseñar la vida que quieres; dibuja el mapa de lo que hoy consideras un problema y en base a él, diseña y escribe las pequeñas acciones nuevas y diarias con las que puedes trabajar contra él.

Escribe además las nuevas buenas acciones a 1 día, a 1 semana, a 1 mes, a 3 meses, a 6 meses, a 1 año, a 5 años y a 10 años con las que tu problema será una maravillosa oportunidad; con lo anotado puesto en marcha, conquistarás el tesoro de una vida realizada y feliz.


7. Termina con el auto sabotaje constante.

No te permitas pensamientos de pérdida; identifícalos y reemplázalos con sentimientos y palabras de gratitud por lo que ya tienes; sé agradecido, cuenta tus bendiciones, dones y talentos, eres sensacional.

Tu capacidad no tiene límite alguno, ocúpate y habrás vencido la preocupación.


8. Libérate de complejos.

Saca de tu cabeza el complejo de “común y corriente”, por que eres maravillosamente especial. Punto.


9. Organízate y crea tu rutina diaria.

Date la oportunidad de hacer lo correcto y planifica cada hora, cada día, cada semana, cada mes y ejecuta el plan en pequeñas acciones repetidas con disciplina día tras día.

Crea listas de cosas por hacer, que te apasionen, que te inspiren en realidad y empieza a ejecutarlas una a una con constancia.

Conocer por adelantado las tareas que te esperan, te mantiene alerta y te prepara, activa tus sentidos productivos y te ayuda a identificar cuando dar lo mejor de ti.


10. Rodéate de la gente correcta, encuentra mentores con resultados y aprende.

Busca a gente que haya atravesado por lo mismo que tú y que lo haya superado con éxito.

Rodéate de gente fuerte y mejor preparada que tú, gente que vive de lo que predica, gente buena y generosa, gente que inspire certeza, gente que conmueva, gente que repare, gente que te saque del peligro, gente alegre que te anime, gente que te motive, gente que te consuele, gente que te cuide, gente que te salve y que te ame incondicionalmente por su propia decisión.


Y finalmente recuerda:


Salir de una crisis es un proceso que puede durar días, semanas, meses o tomar años, disfruta del panorama.


Las crisis son geniales oportunidades de aprendizaje y crecimiento.

Las grandes cosas llegan solas, cuando haces las pequeñas a diario con amor, pasión y generosidad.

117 visualizaciones2 comentarios